Tras la vuelta a la actividad de muchas empresas en las que resulta imposible teletrabajar, como las del sector de industria o construcción, debemos más que nunca cumplir con la Ley de Prevención de riesgos laborales para garantizar la salud de los trabajadores.
Por ello, el Ministerio de Sanidad ha elaborado una guía de buenas prácticas en los centros de trabajo para prevenir los contagios del COVID-19. La guía recoge las medidas más esenciales de higiene y distancia interpersonal para aplicar antes, durante y después de la asistencia al trabajo.

CÓMO DEBE ACTUAR LA EMPRESA ANTE EL CORONAVIRUS?

Las empresas deben evaluar el riesgo de exposición y seguir las recomendaciones tanto de su servicio de prevención como de las autoridades sanitarias para elaborar un plan de actuación frente al coronavirus, que debería, a nuestro juicio, seguir las siguientes fases:

  1.  Poner a disposición de todos los miembros de la plantilla los equipos de protección individuales que se consideren necesarios: mascarillas, guantes, jabón, solución hidroalcohólica, pañuelos desechables y cualquier otro elemento de seguridad que pueda ayudar a minimizar el riego de contagio.
  2. Trasladar a la plantilla toda la información que pueda contribuir al objetivo de prevenir el contagio. De entrada, nos parece muy práctico, si aún no tenemos elaborado un protocolo específico de actuación, poner a disposición de todos los empleados la guía de buenas prácticas publicada por el Ministerio de Sanidad.
  3. Definir un Plan específico de actuación creado por los encargados del servicio de prevención, que contenga:
  •  Planificación de los procesos y tareas para que los trabajadores puedan mantener la distancia interpersonal de aproximadamente dos metros, tanto en la entrada y salida al centro de trabajo como durante la permanencia en el mismo.
  •  Mecanismos de control en la entrada y en las zonas comunes para evitar aglomeraciones, valorando incluso la posibilidad de establecer controles de temperatura en los accesos al centro de trabajo.
  • Facilitar, en la medida de lo posible, el teletrabajo y/o el escalonamiento de horarios o turnos

4. Comunicar de forma fehaciente e informar a toda la empresa de la existencia del plan o protocolo de actuación, de manera que todos los empleados sepan en todo momento cómo deben proceder o actuar.

5. Vigilar, apercibir, o incluso si fuera necesario, sancionar los incumplimientos del plan de actuación. La ley de Prevención de riesgos laborales obliga a las empresas a velar por el cumplimiento de la misma, estableciéndose en caso contrario graves sanciones y consecuencias no sólo en el ámbito laboral o económico, sino incluso de índole penal.

Cómo debe actuar el trabajador?

La ley de Prevención de riesgos laborales también contiene obligaciones para los trabajadores que deben colaborar con el empresario para garantizar unas condiciones de trabajo seguras, para lo cual se deben seguir las siguientes recomendaciones.:

 

 

  1. Estricto cumplimiento del plan o protocolo de actuación elaborado por la empresa.
  2. Uso de los equipos de protección proporcionados por la empresa.
  3. Mantener la distancia interpersonal de 2 metros, evitando aglomeraciones, saludos cercanos y, en la medida de lo posible, el uso compartido de equipos.
  4. Extremar las medidas de higiene en el trabajo con el lavado frecuente de manos.
  5. No acudir al centro de trabajo en caso de presentar cualquier sintomatología (tos, fiebre, dificultad al respirar, etc.) que pudiera estar asociada con el COVID-19, contactando con el teléfono de atención al COVID-19 de la comunidad autónoma.

Somos conscientes de las dificultades que tienen las empresas para conseguir los equipos individuales de protección y que deberán realizar un esfuerzo, a veces casi imposible, para garantizar la salud y seguridad de sus empleados. Pero ahora, coincidiendo con el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, debemos actuar cuanto antes… y PREVENIR, PREVENIR y PREVENIR!!!!
Julio Dorado
Teder Abogados.